En 1954 el INAH decide abrir el museo regional de la cerámica, con la finalidad de preservar, rescatar y fomentar las artesanías de la entidad.

Cuenta con 9 salas en donde se exhiben los diferentes tipos de trabajos hechos con barro, (en el post de Tonala ya hago mención de algunos tipos) del siglo XVIII y XIX, como el petatillo, el canelo, bruñido, betus.

Obras hechas con vidrio soplado o estirado y miniaturas que representan pasajes de festividades, mariachis e incluso personajes importantes así como los ex presidentes de México. ¡Muchas de las obras exhibidas son ganadoras del premio nacional de la cerámica que se lleva a cabo anualmente y este museo es la sede!.

También puedes encontrar una cocina auténtica del siglo XIX con sus hornos de leña o su estufa de carbón, sus vajillas, cazos, tazas y vasos hechos de barro. Además de los metates y molcajetes de barro negro.
Pero lo que más me gusta de ir a este museo es ver la hacienda en la que està, (que por cierto ya es considerada como monumento histórico).

Un poco de su historia

Esta hacienda perteneció a Francisco Velarde y de la Mora apodado «El burro de Oro» quien algunos dicen que su mote viene de que tenía oro a manos llenas y otros comentan que era el burro de oro porque no sabía leer ni escribir. En fin el Sr. Velarde pertenecía a una de las familias más prominentes de la entidad, heredó una gran fortuna y se daba una vida de lujos envidiable, dicen que era una persona que le gustaba ayudar a los demás y que tenía fama de ser muy mujeriego (Pero también era poseedor de un carácter bastante fuerte). Tenía casas que más que casas eran «palacetes» en La Barca Jalisco, en Tlaquepaque y en la capital de Jalisco Guadalajara. Aunque tuvo un final trágico pues fue fusilado en Zamora el 14 de Junio de 1867.

En el museo puedes encontrar uno de sus carruajes casi a la entrada de las alas de exhibición que aún se conserva. Y pasear por lo que al parecer era el patio principal o donde se amarraban los carruajes y caballos. Así como unas piletas, el pozo y árboles a los que se les nota que han estado ahí desde el siglo XIX.
Sentir la energía del lugar que aunque la ves llena de turistas y gente de la ciudad, la energía que tiene esta ex hacienda es única, mística y de nostalgia.
Solo basta cerrar un poco los ojos e imaginarte este lugar en sus mejores momentos.

Te recomiendo que si vas a Tlaquepaque pases por el museo regional de la cerámica «Pantaleón Panduro» (que es su nombre completo) disfrutes de la exhibición y de la hacienda. ¡Estoy segura que te va a encantar!

Está en la Calle Independencia No. 237 en la colonia centro de Tlaquepaque
El horario de visitas es de Martes a Sabado de 10:00 am a 6:oo pm
los domingos de 9:00 am a 4:00 pm y la entrada es gratis.

No olvides darte una vuelta por mis redes sociales en facebook e Instagram para que cheques más fotos de este hermoso lugar, déjame tus comentarios y sugerencias que me encanta leerlas. ¡Hasta la proxima! y ¡NOS LEEMOS PRONTO!.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
Instagram