El barrio de San Francisco se encuentra muy cerca del centro Histórico de la ciudad de Guadalajara. Su nombre lo toma del ex convento de San Francisco que tenía 4 capillas en aquel entonces y que hoy solo se conserva una; la capilla de Nuestra Sra. de Aranzazu por la avenida 16 de Septiembre. Pero… para la gente es más conocido como «el barrio de las 9 esquinas».

Si a un Tapatío le preguntas alguna característica de este lugar probablemente te dirá dos cosas; la primera que es donde puedes encontrar los mejores restaurantes de birria y la segunda que es la zona en donde están todas las imprentas.

Esto en parte en verdad, pero también es uno de los lugares con más historia que hay en la ciudad. No les platicare de todo el lugar porque realmente las 9 esquinas tan solo es un pequeño espacio de un caprichoso conjunto de cuadras. Pero sí les contaré un poco el porque lleva el mote de «Las 9 esquinas».

Barrio de San Francisco o las 9 esquinas

Para empezar un poco de historia… Su origen es por el siglo XVI en este lugar corría un arroyo de temporal, que se juntaba con otros pequeños arroyos que corrían por lo que hoy es la Av. La paz, Donato Guerra, Ocampo, Galeana y Cristóbal Colón, y terminan juntándose justo en lo que hoy son las 9 esquinas.
Aquí se construyó una pileta en donde los arrieros llevaban a tomar agua a sus animales,mientras ellos podían encontrar en la vendimia que se encontraba en este mismo espacio, fruta, aguas frescas, tepache y algunas cosas más para calmar el hambre.

Conforme se fue urbanizando las construcciones de alrededor de lo que hoy es una plaza, hicieron que curiomente se juntaron 9 esquinas, de hecho si te paras en la plaza y comienzas a contar las esquinas de las cuadras verás que realmente son 9. Las calles que forman este curioso espacio son: Libertad, Leandro Valle, Galeana y Colón. En esta plaza hay una fuente y mucha gente dice que ahí estaba justamente la pileta, también hay una estatua de Francisco Rojas González que era un escritor nacido en este barrio.

Lo que había antes

En esta plaza antes de estar los restaurantes de birria, había muchas carnicerías por lo que los vecinos iban a comprar la carne para su consumo, pero también tenían problemas de higiene en la calle, porque los carniceros tendían a arrojar la sangre a los arroyos. En fin este problema terminó por convencer a los que gobernaban en aquel entonces y decidieron tapar los arroyos para darle espacios a las carretas y al peatón.

Para el siglo XIX se comenzaron a construir algunas casonas con un estilo neoclásico que aún puedes encontrar por la calle Galeana y puedes ver otras por la calle Colón. Los dueños de las casas pertenecían a la Élite Tapatía, asi que no escatimaban en gastos dentro y fuera de su propiedad varias de ellas aún conservan su herrería y su cantera rosa de las fachadas (Materiales caros para época). También en esta zona se abrieron las primeras cantinas de la ciudad y lo mejor es que algunas siguen abiertas.

¿Qué más puedes encontrar?

A unas cuadras puedes encontrar la plaza del Tanque es en este espacio en donde cada año (Mayo y Junio) en la primavera puedes encontrar las famosas pitayas que son muy codiciadas por los vecinos y por otros ciudadanos que no les pesa ir a hasta esta plaza a comprar sus pitayas para el agua, el tequila o postres. También venden «guamuchiles» y ciruelas aunque yo he comprado ahí lichi, rambutan, granada china, fresa y alguna que otra fruta exótica.
En las calles Nueva Galicia y Ocampo puedes encontrar un cine de los años 70`s, su nombre original era «Cine Jalisco» que era muy lujoso para la época ya que contaba con recubrimientos de marmol. conforme el tiempo pasó cayó un poco en el abandono, lo remodelaron le cambiaron el nombre a «Cine Tonallan» intentando devolverle su gloria pero no se logró. En 1996 cerró definitivamente sus puertas y así sigue hasta la fecha con un triste final como muchas de las construcciones antiguas de esta ciudad.

Otro monumento importante que puedes encontrar en el barrio de San Francisco es el puente de las damas, construido en 1776, mandado a hacer por las señoras de clase alta que tenían que cruzar el arroyo para ir a misa en un templo del barrio de Mexicaltzingo, este puente estuvo enterrado durante mucho años, por lo que se creyó era un rumor urbano. Pero en 2016 durante una obra de remozamiento el INAH (Instituto nacional de antropologia e historia) hace una recomendación al municipio de que se creía que este puente podría encontrarse bajo la calle Colón (Y av. la Paz), por lo que de manera cuidadosa se comenzó una excavación encontrandolo casi intacto. (Prometo darme una vuelta por este puente para tomar fotografías y mostrarles un poco de él).

Al caminar por estas calles y rodearte de sus hermosas casas, creerías que el tiempo se ha detenido, si no fuera porque los ruidos de la ciudad se cuelan por los rincones pensarías que es así. Yo te invito a que te des una vuelta por este emblemático barrio y que disfrutes de la plaza, de las calles, de sus casas, la gente, la comida y sus leyendas.

Y hablando de leyendas

Se dice que un hombre prometió terminar de construir las torres del templo de Mexicaltzingo, al morir con su promesa incumplida, los vecinos contaban que por las noches se veía una carreta que llevaba trozos de cantera justamente cada viernes a las 12:00 de la noche, (esta que se cree es la hora de los muertos). Y que hasta la fecha se sigue escuchando esa carreta…

No olviden seguir mis redes sociales, facebook, instagram y YouTube para que chequen algunos videos de juegos infantiles y otros lugares que he visitado. Siganme y ayudenme a compartirlo. Dejen sus comentarios que me encanta leerlos. Muchas gracias y ¡NOS LEEMOS PRONTO!.

Categorías: lugares

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
Instagram